Preparan el inicio de los trabajos para resguardar otra de las vertientes que abastecen al Salto Encantado

Es parte de la política de gestión del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IPRODHA) en su aporte y compromiso con la protección del medio ambiente. Se trata de la segunda intervención en la Colonia Cerro Moreno de la localidad de Salto Encantado. A mediados del primer trimestre de este año se concluyeron las tareas en la chacra de Jorge Borysiuk y de Lorena Luciana Soares, en una de las vertientes base que abastecen el microcauce del Salto Encantado; ahora se hará lo propio en el terreno del matrimonio de Miguel Ángel Díaz y Miriam Angélica Bechmann.

Las tareas vinculadas a la adecuación ambiental de las chacras y la protección de las nacientes mejora en cantidad y calidad el agua de la cuenca alta del arroyo Cuña Pirú y benefician a los dueños de las tierras con la crianza de animales y riego de los cultivos.

La documentación que da lugar a las tareas en la chacra de los Díaz se suscribió a fines del pasado mes con participación del municipio local, la familia propietaria, el IPRODHA con el Programa de Viviendas Rurales y los miembros del Comité de las Altas Cuencas del Arroyo Cuña Pirú. La próxima semana está previsto el concurso para la compra de los materiales.

Al referirse a la intervención in situ el titular de Viviendas Rurales del Instituto, Roberto Filippa, indicó que con la experiencia que adquirió el municipio en la chacra de la familia Borisiuk, sabemos que esta segunda etapa se va a ejecutar con más celeridad. Las tareas no son exactamente las mismas, ya que en lo de Boryziuk la cantidad de porcinos y ganado vacuno hacia un poco dificultoso el avance, dado que constantemente había que sacarlos de las vertientes.

En el caso de los Díaz, son potreros los que hay que interconectar y resguardar la vertiente que justo está formando un lago. De ahí se va a recuperar la más importante de ellas con un cerco perimetral, instalación de bomba, tanque elevado para proveer de agua limpia al ganado vacuno y también lo que atine a la forestación, que en este caso son plantaciones de yerba y riego de cultivos”.

Filippa agregó que “en esta chacra nace el curso principal del arroyo Cuña Pirú. En los próximos días la Municipalidad concursará la compra de materiales para los cerramientos con recursos provistos por el Iprodha, con lo que se logrará que los animales se direccionen a los nuevos bebederos y no ingresen a las vertientes”, puntualizó.

Antecendente en la chacra de los Borysiuk

Un pormenorizado trabajo dirigido a resguardar y proteger una de las vertientes bases que abastecen al cauce del Salto Encantado se terminó recientemente en la chacra del colono Jorge Borysiuk, donde -también- se protegió dos nacientes que funcionan como tajamares con cultivo de piscicultura. Fueron cercados con alambrado y se plantaron árboles nativos en los bordes; se generaron bebederos elevados para los vacunos y piletones con chupetes para los porcinos criados por la familia de colonos. De esa manera se preservó los humedales y aseguró la provisión del vital líquido en cantidad y calidad para el uso doméstico por un lado y por otro para los animales. Se fortaleció la afluencia al Salto Encantado.

El proyecto integral original comprende la intervención del IPRODHA en un total de 12 chacras, donde hay vertientes que originan el arroyo Cuña Pirú aguas abajo dentro de la localidad de Salto Encantado (una ya se concretó y ahora se inicia otra, por lo que restarán 10) arrancó el año pasado con reuniones del Comité de las Altas Cuencas del Arroyo Cuña Pirú y Alegre, en un contexto donde era necesario buscar un paliativo para el impacto que generaron, en los cauces de agua de la zona, las últimas sequías.

De los encuentros, que derivó en el convenio y posterior obra, participaron representantes del Ministerio de Ecología de la provincia; del INTA el director Regional, Horacio Babi; de Agricultura Familiar de Nación, Ana Corral; el responsable de Viviendas Rurales, Roberto Filippa y el jefe comunal de Salto Encantado, Andrés Podkowa.

La coordinación interinstitucional fue clave para llevar adelante el proyecto con especial atención a la situación de los colonos, dueños de las chacras donde nacen los ojos de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.