Extracción de arena: preocupa el daño ambiental que genera

Luego de que este medio diera a conocer la polémica por la extracción de arena aparentemente ilegal en la zona del Solar del Che, reserva natural y cultural ubicada en el municipio de Caraguatay, surgieron varios interrogantes respecto a la regulación de esta práctica.
Es que el caso de Caraguatay es sólo uno de los tantos que se vive en la ribera del Paraná, donde los vecinos perciben que se están quedando prácticamente sin costa.
Por eso Radioactiva dialogó al respecto con Juan Perié, presidente de la cooperativa del Solar del Che, quien comentó que apenas divisaron está situación, tomaron fotos y elevaron un informe a las autoridades correspondientes, en este caso el Ministerio de Ecología, que a su vez elevó el reclamo a la Dirección de Minas y Geología.
El problema radica en que no solamente se está incumpliendo una normativa, sino que además esto supone un serio daño ambiental.
“Cuando sacaron en la desembocadura de nuestro arroyo Salamanca, se perdió toda la playa, se fue toda la costa porque llevan mucha arena. Pasa el tiempo y cuesta que la costa recupere su estado natural, lo mismo pasa sobre la isla Caraguatay, que cuando sacan se va la playa”, se lamentó.
“Esto está bien establecido, hay kilometrajes de donde no pueden sacar y ellos (por las empresas privadas) lo hacen. Nosotros hacemos nuestra parte, no podemos hacer más que mandar un informe especificando en qué kilómetro está”, comentó.
Y continuó: “Defenderlo es una responsabilidad de todos: de Prefectura, del Club de Pesca, de los montecarlenses. Es patrimonio de todos los misioneros”.
Es que, según manifestó, no se trata de un hecho aislado ni tampoco de algo que se hace a escondidas, “se ve una barcaza pintada de rojo a la legua, pero es una cosa tan naturalizada que ya lo vemos como algo normal”.
Ubicada en el Alto Paraná, en el departamento Montecarlo, Caraguatay se sitúa unos 170 kilómetros al norte de Posadas, mientras que desde el acceso a la localidad la reserva Solar del Che queda a unos cinco kilómetros por camino de tierra hasta llegar a pocos metros del río Paraná; desde el lugar se puede observar la isla Caraguatay.
El sitio está al cuidado de guardaparques y además se recibe a turistas para el recorrido de senderos y llegar la costa del Paraná para quienes quieran conocer.
Fuente: El Territorio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.